Armado de humor

Me gusta el humor, el humor amansa a las fieras, alegra a los tristes, posee una admirable capacidad de desarme. Sirva el ingenio humorístico de dos grandes escritores para ilustrar el uso del humor como arma defensiva: "Las novelas de Baroja tienen mucha miga, se nota que ha sido panadero". A esta observación de Rubén Darío, contraatacó Baroja diciendo: "Rubén Darío tiene una pluma brillante, se nota que es indio".

Resulta obvio que el derecho ampara solamente a quien replica y que sólo ríe de verdad quien ríe el último.