Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2005

Definir el arte

Si hay algo de cierto es que la Literatura, el arte, no se puede definir. Únicamente podemos describir sus actividades, enumerar sus obras, decir que desbarata las leyes de la lógica. Pertenece al número de cosas que se resisten tenazmente a ser definidas. ¿Cómo definir el duende de Sevilla? Sólo cabe decir que la Torre del Oro tiene duende, y el rostro de la Macarena, y una tarde de abril en Triana, y el aire embalsamado de la plaza de Santa Cruz. Eso es todo. Ahora definamos el duende. Pues lo mismo el arte.Hacer crítica de poesía no es poético, ni tampoco lo es guerrear, lo poético es escribir la Ilíada. En otras palabras, el arte no está en el análisis, que es posterior, ni en la emoción, que es la consecuencia. La poesía está en el poema. ¿Sólo ahí? Ya se sabe que la poesía está fundamentalmente en el aire y en la tierra, en el agua y en el fuego, en las calles llovidas, en los ojos de la amada; pues así también el arte desborda indeciblemente eso que llamamos poesía, literatura.…

El origen de todo

Al final de su ensayo Historia del tiempo, Stephen Hawking se atreve a decir que la ciencia, por mucho que avance, jamás será capaz de responder a la más grande de las preguntas: por qué el universo se ha tomado la molestia de existir.

La astrofísica explica el origen de todo lo conocido: el universo, con la teoría de una gigantesca explosión, el Big-bang. Pero lo que había antes del Big-bang, esa fabulosa concentración de energía miles de millones de veces más pequeña que el núcleo de un átomo, existía ya. Y es precisamente la existencia de esa especie de chispa en el vacío lo que debemos explicar para hablar del origen radical del universo.

La física reconoce que no puede hacerlo, pues uno de los límites del conocimiento físico es el muro de Planck, que oculta el comportamiento de los átomos cuando la gravedad es extrema: justo hasta 10 elevado a una potencia negativa de 43 segundos después de la gran explosión. Además, aunque traspasara el muro de Planck, el origen radical del univer…