De cómo la Lógica puede demostrar cualquier cosa

Bertrand Russell estaba tratando sobre los enunciados condicionales y sostenía que un enunciado falso implica cualquier cosa, todo. Un filósofo escéptico le preguntó:
-¿Quiere usted decir que si 2+2=5, entonces es usted el Papa?
Russell contestó afirmativamente y ofreció la siguiente demostración a modo de prueba:
-Si suponemos que 2+2=5, entonces seguramente estará usted de acuerdo en que si restamos 2 de cada lado de la ecuación, nos da 2=3. Invirtiendo los términos, tenemos que 3=2 y restando 1 de cada lado, nos da 2=1. De modo, que como el Papa y yo somos dos personas, y 2=1, entonces el Papa y yo somos uno. Luego, yo soy el Papa.

Comentarios