Esperar la utopía

Platón en República, Tomás Moro en Utopía, Marx en El Capital, Huxley en Un mundo feliz… No vivimos en un paraíso de justicia, por eso es fácil soñar con una utopía política, y mientras la utopía se quede en el papel, vamos bien, porque la República de Platón sería un estado policial en el que la justicia se consigue pagando un elevado precio de autoritarismo y rigidez, la Utopía se asemejaría a vivir en un monasterio, Un mundo feliz resultaría insoportable y El Capital, que se llevó a la práctica política, acabó imponiendo un nuevo sistema de esclavitud y dictaduras extremas.

Al final, hemos acabado por reconocer que no cabe esperar la utopía y aspiramos a la justicia, pues siendo el hombre imperfecto, no puede construir algo perfecto.

Comentarios