Entradas

Mostrando entradas de junio, 2008

El origen del dualismo

Imagen
Empédocles de Aciagas (492-432 aC) acepta la eternidad del ser sin desnudar el universo físico y perceptible de toda realidad. Comenta: “Te diré otra cosa, no hay nacimiento de ningún ser mortal, ni ningún fin en el execrable muerto, sino mezcla y separación de aquello que es mezclado; nacimiento es el nombre que los hombres dan a estas dos cosas”. Como investigador de la naturaleza, Empédocles se enfrenta a una múltiple revelación de lo divino, descubierto, en primer término, en las formas primarias de la existencia corpórea. Después, en las fuerzas de la amistad y la discordia, una centípetra y otra centrífuga, según él, la causa genuina que, al actuar sobre la materia de los elementos, propicia su unión y su separación. La temporalidad queda así reservada a los seres compuestos, las cosas y los entes de este mundo, mientras que la eternidad se refiere únicamente a los cuatro elementos: agua, tierra, fuego y aire, juntamente con las fuerzas del amor y la discordia. Un periodo de pro…

Nace la Filosofía

Imagen
Hacia la mitad del primer milenio antes de nuestra era aparecieron en lugares geográficamente distantes una serie de hombres eminentes, que pusieron las primeras piedras de lo que conocemos como Filosofía. Confucio en China, Buda en la India, Zaratustra en Persia, Ezequiel en Israel. Luego, con la decadencia de los etruscos, Roma se convertiría en la gran potencia del mundo Mediterráneo, mientras que en Grecia se despertaba la inquietud artística, literaria y especulativa y en las colonias jonias de Asia Menor florecían los primeros físicos o pensadores como Tales y Anaximandro en Mileto. Es también el tiempo de una nueva religión: el orfismo, que se extendía por Grecia. A través de la figura legendaria de Orfeo, músico, sacerdote y cantor, la nueva creencia introdujo el culto a Dionisio, el dios de la pasión y del entusiasmo, el hijo de Zeus y Perséfone, que, según el mito, fue descuartizado por los Titanes y retornado a la vida por su padre. A partir de esta leyenda, en la espiritua…