Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2008

Conformismo

Imagen
El hombre actual padece un exceso de conformismo. ¿Estamos perdiendo la identidad individual? ¿Está convirtiéndose el individuo, en mayor o menor grado, en un ser “manejado” por otros? ¿Acaso estamos tan preocupados por lo que piensan los demás, que no permitimos que se desarrolle realmente nuestra personalidad individual?

No sé en qué se está convirtiendo el hombre, pero me parece que es una situación universal y eterna, que siempre existe un conflicto entre el deseo del individuo de actuar libremente, sin preocuparse de nadie más, y la necesidad de tomar en cuenta a los otros que él mismo reconoce. Evidentemente, sería imposible una comunidad si todo el mundo hiciera lo que le viniera en gana.

Necesitamos cierto orden, cierta organización, y es así como evoluciona la civilización. Pero volvamos a la cuestión inicial: ¿Es el hombre cada vez más conformista? Somos cada vez más libres, no hay duda de que se nos permite hacer muchas cosas que antes eran impensables, por ejemplo en la Edad…

Contra todos los valores

Imagen
Nietzsche es un beligerante oponente de casi todo valor, en términos ilustrados, liberal o democrático. Debemos resistir a toda debilidad sentimental, se recuerda a sí mismo: “La vida misma es esencialmente aprobación, daño, dominación, de los más extraño y débil; supresión, dureza, imposición de las propias formas, incorporación y cuando menos, en el mejor de los casos, explotación…”

Debemos endurecernos frente al sufrimiento de los otros, guiar nuestros carros por encima de lo mórbido y decadente. La simpatía, la compasión, tal como nosotros las sentimos, son virtudes enfermizas propias del judeo-cristianismo, síntomas de ese autoodio y disgusto por la vida que los órdenes más bajos, en su rencoroso resentimiento, y a través de un golpe de genio, han logrado que sus propios señores interiorizaran. Dado que los hombres han infectado de forma siniestra a los fuertes su propio y repugnante nihilismo, Nietzsche aboga inversamente por la crueldad y el placer de la dominación, por “todo lo…