Adónde vamos

Nuestros programas de estudio dejan de lado cada día más las humanidades y esto conduce a una sociedad imposibilitada para pensar y generar pensamiento. Carecemos de referentes ideológicos y nos falta esa idea, quizás utópica, que nos movía antes, la de salvar el mundo. Entones aún existía el sentido crítico de la realidad. Ahora ya no nos queda ni la palabra. Sufrimos un constante bombardeo de información sesgada que nos llega a través de la Red, la televisión, la prensa… Éste es nuestro único contacto con la realidad. Se nos atrofia la capacidad de racionalización, carecemos de pensamiento conceptual. Adoptamos ideas ajenas sin saber si son ciertas. Nos contentamos con fragmentos de una dudosa realidad que no comprendemos. Nos volvemos pasivos e irracionales.

Quiero pensar que siempre quedarán personas capaces de mantener encendida la luz de la razón. ¿No seré demasiado optimista?

Comentarios