Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2019

Pensamiento único

Imagen
Por la calle pasaba gente con pancartas y envuelta en banderas. Gritaban consignas con gesto airado. Me detuve. Sentí lástima al verlos. Me hubiera gustado poder contener su fanatismo, pero sabía que nadie me escucharía.
Cuando el fanatismo ha gangrenado el cerebro, la enfermedad es casi incurable.
Lo más probable es que alguien me insultara por rebatir sus absurdos lemas.
El agravio es la razón de los que no tienen razón.
Cuidadito con los ofendidos, me dije, al contrario que los fanáticos, los ofendidos gustan del victimismo y me considerarían una disidente, me convertirían a mí en agresora o me acusarían de pensar por cuenta propia.
Pensad por cuenta propia y dejad que los demás disfruten el derecho a hacer lo mismo.
Los fanáticos y los ofendidos son dados a pensar por cuenta ajena, a defender todo lo que cabe en una bandera o en un credo con rango de fe, una verdad indubitable, aunque se asiente sobre unas cuantas mentiras.
Decimos una necedad y, a fuerza de repetirla, acabamos creyéndol…